lunes, 4 de agosto de 2008

Se rebeló Juan Gujis: "No logo de mierda", Ed. Muña-Muña, 2008, 192 pp.




Así escribe:

“…Hace más de 40 años que me dedico a la publicidad, pero recién ahora estoy en condiciones de afirmar, completamente abierto a las reacciones, que el ámbito del anuncio es, lisa y llanamente, diabólico. Esa es la pura verdad.

¡Pero esperen, no me insulten, déjenme explicarles! La cuestión es que siento una gran pena por los estudiantes de publicidad, futuros manipuladores de mentes y de bolsillos. ¿Por qué? Porque son unos tarados que no hacen más que seguir reproduciendo esa falsedad absoluta de que “la publicidad es un arte”. ¿Quién carajo se cree eso? Por no mencionar la miseria ideológica de los “nuevos publicistas”, farsantes que suelen afincarse en ambientes “cool” y codearse con gente “copada”, paradigmas del nuevo éxito, del éxito “copado”.

No obstante, el libro que usted tiene en las manos (si no es que todavía lo arrojó a la basura), como indica su portada, es más que nada una abierta reacción al mamarracho redactado por N.K., iniciales que, aclaro a los ingenuos, no remiten ni a Néstor Kirchner, ni a Nat King (Cole); sino a la vede… perdón, a la escritora “(anti)global” que todos ustedes conocen, antiacadémica, quilombera, fea y, según me dijeron, fetichista y sadomasoquista”.

(Extracto del prólogo a la primera edición).

Reseña de P. Cardonex (publicada en el National Rescue, 27, 445-556).

"¡Aguante No Logo, vieja!.

P.D: Abajo No Logo porque se puso de moda y lo leyó hasta Moria Casán.

P.D2: ¡Pero aguante porque es anarco y divertido, para toda la familia!

P.D3: Abajo la familia.

P.D4: ¿Abajo de quién?"