martes, 27 de julio de 2010

Gemas de los '80 (cap. V)

INXS – Kick (1987)

El año 1987 encontraría al sexteto australiano nuevamente invadiendo las radios, pero esta vez con un disco bajo el brazo que captará bastante de la frescura que ofrecía el grupo en vivo (acaso de lo poco elogiado por la crítica), y que, para colmo, arrojará para la posteridad una interesante cantidad de éxitos.

En este álbum el cantante Michael Hutchence vuelve a derrochar sensualidad y saca todo el jugo posible a su poderosa vocalización, bastante cercana a la de Mick Jagger (aunque su imagen sea más próxima a la de un Jim Morrison metrosexual), en tanto que la banda, cuándo no, transita certera por su acostumbrada y aceitada elegancia. Nada muy novedoso, en realidad, solo que a grandes rasgos el producto destaca una redondez que sus obras pedían a gritos (y seguirán pidiendo hasta el final…), y que hace convivir de manera explosiva los funky de alto voltaje de “New Sensation”, “Need You Tonight” y “Calling All Nations” con la resonante balada “Never Tear Us Apart” y el stoniano “Tiny Daggers”.

(Enlace)


COCTEAU TWINS – Victorialand (1986)
Tal vez no sea el mejor disco del trío escocés –devenido aquí en dúo–, pero lo cierto es que Victorialand parece una especie de no-va-más, un extremo en la búsqueda atmosférica de este grupo, que aquí se despoja aún más de los convencionalismos para dejar sus canciones totalmente al desnudo y a merced de los gorjeos incomprensibles de la gran Elizabeth Fraser y los colchones de guitarras de Robin Guthrie, apoyados por una percusión mínima o bien nula.

“Lazy Calm” y su placidez inconmensurable constituye la carta de presentación perfecta para este breve ejercicio ambiental inspirado en paisajes polares, cuyos escasos treinta minutos se extravían en arpegios inundados de chorus y el canto suprahumano de la vocalista. Sin duda ha sido este modus operandi y su interesante resultado el que hizo de este disco glacial un verdadero hito en la carrera de los Twins, y también en el pop de la época, lo que a su vez contribuyó a revalidar, muy a pesar del grupo, la etiqueta de la que siempre renegó: la del dream-pop.

(Enlace)

2 comentarios:

Michael H. dijo...

Esta noche me mato a pajas.

Michael H.

Perry Mastrángelo dijo...

Caí como un imbécil!!
Gran acotación de humor negro!