sábado, 23 de enero de 2010

Metallica - Estadio River Plate, 22/01/10





Así como en 2003 me quedé mirando como un idiota mi inservible entrada al enterarme de la cancelación, ayer contemplé la revancha (palabra que figura en todas las crónicas…) estupidizado ante la estupenda performance de estos cuatro tipos totalmente carentes de piedad a la hora de partir cabezas y destrozar tímpanos.

Cualquier juicio negativo que se haya levantado hacia la banda californiana a raíz del fallido concierto de la gira presentación del insoportable St. Anger (2003) ha perdido ya su sentido. Y todo fan o admirador que ose haberse ausentado de las veladas del jueves y viernes amparado en un caprichoso rencor sin final, merece ser considerado sin más como un “pelotudo”. Me consta que los hay. ¡Si yo mismo decía que para esta fecha iba a tener cansancio físico y mental!

Qué va. Decenas de riffs disparados como ametralladoras, tempos imposibles, ejecuciones perfectas y prolijas, pirotecnia sonora y pirotecnia de verdad, gran sentido del espectáculo, set-list inmejorable, más algunas graciosas muestras de demagogia conformaron un show que debe haber colmado hasta al más escéptico de los concurrentes, exceptuando a los oyentes que se irritan con los clisés del rock de estadio.

Por supuesto que Metallica respeta (y explota) a rajatabla esta idea del show de rock como entretenimiento (y la empresa patrocinadora también: Time for Fun…), y yo soy de los que creen que nada tienen de malo los grandes shows cuidadosamente cronomentrados, cuya teatralidad los obliga a dotarse de cierta previsibilidad.

Además este cuarteto tiene unas armas secretas que no lo son tanto, pero que a la hora de enfrentar a su audiencia hace como si lo fuera: un rico repertorio que permite interesantes variantes en cada show, números fijos inefables (“Enter Sandman”, “Master of Puppets”, “Sad But True”), grandes momentos (“Ride the Lightning”, “Fight Fire With Fire”, “One”, “Battery”), una polenta envidiable y una entrega total.

Y así, luego de dos horas y pico, todos contentos nos vamos a casa sabiendo consciente o inconscientemente que tantos años en el mercado les ha permitido a Hetfield, Ulrich y Hammett (miembros históricos del grupo) tenernos bien agarrados de las pelotas. Qué importa, total…

Set-list: Creeping Death - Ride The Lightning – Fuel - The Four Horsemen - Fade To Black - That Was Just Your Life - The End Of The Line - Sad But True - Broken, Beat & Scarred - The Judas Kiss – One - Master Of Puppets – Battery - Nothing Else Matters - Enter Sandman. Stone Cold Crazy - Fight Fire With Fire - Seek and Destroy.