miércoles, 9 de febrero de 2011

Cerati básico revisitado: Amor Amarillo (1993)


El primer gesto solista de Gustavo Cerati estuvo rodeado por tres circunstancias pilares: a) el hiato de Soda Stereo tras una década de agotador camino al gigantismo; b) la necesidad de sacar provecho de la interesante cantidad de material acumulado del proceso de composición de Colores Santos y Dynamo (ambos de 1992); y c) la inminente paternidad y feroz enamoramiento del líder del trío, factores potenciadores de inspiración.


Así las cosas, un Cerati bastante harto de hacer todo a lo grande decide internarse en su living para delinear esta verdadera oda al calor de hogar, apenas auxiliado por unos pocos amigos como Tweety González y el mismo Zeta Bosio, además de su encinta (hoy ex) esposa, la modelo chilena Cecilia Amenábar.

Sin más acompañamiento que el de una groovebox, y haciéndose cargo de casi todos los bajos y teclados, Gustavo pone en primer plano el elemento electroacústico para exhibir al mundo su intensísima, cálida experiencia de fertilidad y amor ideal, concepto que atraviesa todo el disco pero que alcanza picos en, por ejemplo, “Amor amarillo”, “Lisa”, “Te llevo para que me lleves” y “A Merced”. Canciones que denotan una estructura simple y llevadera, con escasas sobregrabaciones y bonitas líricas embebidas de un bello erotismo cotidiano.

Pero también en Amor Amarillo hay lugar para otras facetas conocidas del artista. “Pulsar” reconecta con la electrónica, la cual desde hacía tiempo iba ganando espacio en el mundo ceratiano; la oscura “Av. Alcorta” suspira la concepción del hogar familiar como refugio seguro; en tanto que  “Bajan” cumple con el cometido de homenajear ya abiertamente a una gran influencia en la vida artística de Cerati como lo es Luis Alberto Spinetta.

Es útil subrayar que el particular contexto de gestación de Amor Amarillo resulta fundamental para entender el por qué de la decisión del autor de dejar su contenido prácticamente en formato demo: si de veras tenía ya grandes problemas con un grupo, difícilmente hubiera podido sostener dos. Cerati se había volcado por terminar en su departamento lo que allí mismo había comenzado, y el resultado daba fe de ello.

Asimismo, el agotamiento, la expansión de su familia y el clima intimista del disco no propiciarían más presentación que un par de mini shows para radio y televisión. Luego, la tragedia de Zeta y un restito creativo en la mente del líder de Soda darían pie para el último gran paso de la banda hasta la separación de 1997. Y Amor Amarillo, aunque a cuentagotas, sería merecidamente reivindicado en las subsiguientes giras como solista de este gran artista argentino.

Sello: BMG.
Track-list: Amor Amarillo. Lisa. Te llevo para que me lleves. Pulsar. Cabeza de Medusa. Av. Alcorta. Bajan. Rombos. Ahora es Nunca. A Merced.

Links: 

Fito Páez - El Amor después del Amor (1992)
Cerati/Melero - Colores Santos (1992)
Cocteau Twins - Heaven or Las Vegas (1990).



4 comentarios:

Peluxx Hangover Cardonexx dijo...

Siempre dije, y repito: creo que Screamadelica, de Primal Scream, tiene una gran influencia sobre este disco. Gran.

Perry Mastrángelo dijo...

Es cierto. Cerati a partir de 1990, o durante la gestación de Canción Animal, entró en otra frecuencia. En la que confluyeron una impronta de cierto rock argentino de los 70 con lo que venía de las islas británicas... madchester, My Bloody Valentine, y el grupo que tú mencionas...

Ahora bien, en mi poco autorizada opinión, y lo voy a agregar al post, creo que Amor Amarillo le debe mucho a:

-Artaud, de Spinetta.
-El amor despues del amor, de Páez, una influencia más indirecta.
-A toda esa movida sónica a la que nos referimos.

Y sobre todo.......
- Heaven or Las Vegas de Cocteau Twins. Me parece que ahí está parte de la clave de Dynamo, Colores Santos y A.A. juntos.
Bájelo y después búsqueme.

Barchi dijo...

Me gusta mucho ese disco, ya lo estoy taringeando que hace anios que no lo escucho

PD: Disculpe pero no tengo enie

Perry Mastrángelo dijo...

Che Barchi:
no se haga problema. Este blog no es leído por nionios.