miércoles, 4 de abril de 2012

Mini reviews 7



MAGAZINE - Real life (1978)



En pleno torbellino punk, tempranamente cansado de las estructuras de tres acordes, Howard Devoto abandona a los Buzzcocks y coloca avisos en revistas. Pide mentes abiertas, gustos refinados; obliga a los candidatos a escuchar Low de Bowie y The Idiot, de Iggy Pop. Responde, para esta primera formación de Magazine, un guitarrista de hábil mano derecha que luego hará historia con Siouxsie and The Banshees, un tal John McGeoch. En el acto, el vertiginoso single “Shot By Both Sides” preanuncia un exquisito álbum debut (producido por John Leckie) que capta el espíritu de época, pero lo combina con el art-rock de Roxy Music: teclados cuasi progresivos, guitarras que sacan chispas, más un Devoto filoso y alienado. Elevado hoy a la categoría “clásico de culto”, Real Life puede definirse como un elegante ataque de nervios, o algo así.

—————————————————————————————————————

KRAFTWERK – Autobahn (1974)



Tercer trabajo de la banda alemana fundamental de la música electrónica moderna, pergeñado por el dúo fundador Ralf Hütter y Florian Schneider en su intento por dotar a su arte, a la sazón muy abstracto, de un tinte más amigable. En Autobahn aparece un concepto, la idea del movimiento, del traslado, del transporte, nociones que más adelante los teutones sostendrán magistralmente en Trans Europa Express (1977), una de sus obras cumbres. La suite homónima, placentera, ambiental, compuesta por cuatro o cinco movimientos recurrentes, constituye sin dudas la gran joya de este álbum, aunque no se queda atrás el pop instrumental de “Kometenmelodie 2” y el oscuro minimalismo de “Morgenspaziergang”. Tal vez este no sea el mejor disco de Kraftwerk, pero le sobran méritos en cuanto a su robótica exquisitez y, más que nada, en tanto prólogo de algo grande por venir.

1 comentario:

Martín dijo...

últimamente me está costando horrores escribir y expresar lo que siento, o quizá me esté aburriendo de las mismas palabras una y otra vez, pero es que cuando aparecen obras como las aquí mencionadas uno realmente se queda sin palabras y creo que, irónicamente, esa es una de las mejores descripciones sónicas que pueden describir la índole pronunciada de un disco de tan buen calibre!

Eso y las descripciones que haces! jajaja