jueves, 11 de octubre de 2012

The Raveonettes - Observator (2012)




En su primer década de vida, el dúo danés The Raveonettes se las arregló para exhibir un gusto musical que se debate en el pop de la factoría Phil Spector, el primitivo rock de los ’50 y primeros ’60, el crudo rock de garage norteamericano y los más inspirados exponentes de la movida shoegaze


Desde su debut en 2003, la pareja formada por el compositor, guitarrista y cantante Sune Rose Wagner y la cantante y bajista Sharin Foo viene ofreciendo una interesante paleta de matices reforzada por el complemento entre voz femenina y masculina. Su flamante Observator no implica ningún shock en la carrera del grupo, mas sí se acopla a la veta grisácea de Raven in the Grave, editado hace apenas un año. 

El álbum navega por terrenos conocidos, lo que es un logro en cuanto al reconocimiento de un estilo propio, aunque cierto énfasis en los climas y las texturas lo balancea para el lado del dream pop. La electricidad está, pero agazapada. El dúo aparece reflexivo e intimista. Pianos y guitarras acústicas refuerzan la desnudez que sugiere la obra. 

Algunas melodías de este trabajo registrado en los míticos estudios Sunset Sound (Los Angeles) e inspirado por la nocturnidad hollywoodense pueden parecer algo lineales, aunque cuenta con varios momentos sobresalientes: el encanto las voces superpuestas se luce en «Curse The Night» y Sharin Foo lo hace en «The Enemy». Los restantes tracks no alteran el promedio, aunque la corta duración del disco (31 minutos) lo resguarda de un posible cul-de-sac. Acertada decisión.

En síntesis, los “Raves” aparecen decididos a explotar lo que saben hacer, y por el momento la cosa está revestida de dignidad, lo que a esta altura del partido no es poco. Observator es la prueba de que entregarles un poco de atención sigue valiendo la pena.



Sello: Vice Records.


Links: ZZ Top – Eliminator (1983). Depeche Mode – Violator (1990). Primal Scream – XTRMNTR (2000).

lunes, 1 de octubre de 2012

Fleet Foxes - Ídem (2008)


Todo aquel que busque nueva música (rock) de calidad sin dudas la encontrará, porque la hay, y la seguirá habiendo. Aunque es muy cierto que se viven tiempos confusos, de microtendencias y saturación de datos, donde faltan fenómenos aglutinantes, que gocen de cierta unanimidad, y donde los efectos de la inédita circulación de información aún están por verse.
El quinteto norteamericano Fleet Foxes, de corte folk rock pastoril, parece ser un honroso ejemplo de juventud hambrienta. No solo despliega una musicalidad exquisita, que atiende a rasgos que han caído casi en desuso como el canto a coro, sino que extrae el jugo de varias influencias reconocibles sin caer en el refrito, la recreación o la nostalgia: atemporalidad le dicen, ese escaso capital.
Su disco debut homónimo de 2008 es un canto a la belleza. En él abunda la instrumentación acústica, acariciada por alguna guitarra eléctrica, unas vocalizaciones grupales dignas de Crosby, Stills & Nash que erizan la piel, un trabajo percusivo minimalista y una imaginería bucólica y tristona.
Temas como “White Winter Hymnal” y “Quiet Houses”, de estructuras sencillas y llevaderas, recogen lo mejor de Simon & Garfunkel, Cat Stevens y acaso de cierto rock adulto como el de America o Fleetwood Mac. En “Your Protector”, el grupo alcanza lo sublime sin buscar el gigantismo, lo que habla de un uso discrecional de los recursos. “He Doesn't Know Why”, por su parte, directamente parece rescatado de alguna joya oculta de los ’60. 
En Fleet Foxes no sobra ni falta nada, algo propio de los clásicos. Su aparente pachorra esconde grandeza. Sin embargo, la escucha de este hermoso álbum, de duración ideal, implica un interrogante amargo: ¿tendrá la banda de Seattle más tela para cortar? Si bien el sucesor Helplessness Blues (2011) no defrauda, nadie sabe lo que les deparará de aquí en más; lo que no les quita el mérito de haber facturado una obra imperecedera, de esas que hacen falta en momentos de abundantes mensajes y poco contenido.

Sello: Bella Union / Sub-Pop
Links: Fleetwood Mac - Tusk (1979); Cat Stevens - Teaser and the Firecat (1971); Kings of Convenience - Riot on an Empty Steet (2004).