jueves, 22 de noviembre de 2012

Pulp - Luna Park, 21/11/2012





El paralelismo de este evento con el de los Pixies, hace dos años y en este mismo recinto, se cae de maduro: banda legendaria reunida después de una larga pausa supuestamente definitiva que encara gira mundial sin novedad discográfica a la vista. Una autocelebración evidentemente envuelta en las nuevas estrategias de supervivencia del negocio musical, que ha encontrado una interesante fuente de ingresos en el mercado de la nostalgia y la reedición. 

Para los que no creemos en el reduccionista y descalificador “ataque ochentoso” o “noventoso” (no falta mucho para el “dosmiloso”) son temas ásperos. Claro, queda lo artístico, por llamarlo de algún modo, porque se trata en definitiva de agrupaciones que han llevado su carrera con una dignidad envidiable y que hoy día hasta se dan el lujo de evitar papelones discográficos de apuro. Nadie quiere eso.

Mas quienes no tuvimos la suerte de nacer o vivir o estar en el ojo del huracán en el momento apropiado, tenemos una buena oportunidad de ver frente a frente a aquellos tipos que han movido fibras sensibles y continúan haciéndolo gracias a los discos, esos gloriosos registros que están ahí disponibles para el goce de lo que se sabe sin tiempo. ¿Para qué rechazar entonces la posibilidad de regalarse un buen show? 

Lo cierto es que Pulp fue uno de los punteros del llamado brit-pop, o la vuelta a las guitarras según los ingleses, en los primeros ‘90. No vamos a ahondar en ello, pero sí repetiremos como loros que, sin duda, la de esta banda fue una de las propuestas más elegantes del proceso, tanto en lo musical como lo estético… un pop brilloso y nocturno comandado por un vocalista, Jarvis Cocker, cuyo carisma escupe reflexiones trasnochadas bajo un traje de crooner a la vieja usanza... a tal punto que aún utiliza micrófono con cable. 

Atrás queda una discografía relativamente breve pero de alto nivel, el cambio de siglo y la separación. Y resulta que ahora ahí están. Con el nombre del grupo brillando en grandes letras de neón de fondo, el sexteto se planta en el escenario en penumbras y el público delira con las primeras notas de “Do You Remember The First Time”, un guiño que parece unir pasado y presente. 

Cocker corre, frena, salta, pega patadas al aire, arenga y tiembla como epiléptico. Es el hijo que podría haber criado un triángulo bizarro formado por Scott Walker, Mick Jagger y Elvis Costello. El cantante nacido en Sheffield será, como siempre, el centro de las miradas, la chispa, el monólogo breve y gracioso (de verdad) entre tema y tema. Simula sexo. Hace gritar a las chicas. Provoca risas y distensión. 

En cambio, la banda, prácticamente estable desde los años 90, ejecuta su labor con rutinaria precisión. La música de Pulp se entrega más a la pared de sonido que a los lucimientos ocasionales, aunque los arreglos están dotados de un criterio exquisito; se destaca, en ese sentido, la labor de la tecladista Candida Doyle.

A riesgo de repetir lo que dirán cientos de reseñas, sólo diremos que el resto del setlist se dedicó a repasar buena parte del clásico Different Class (1995), reflotó grandes gemas de His 'N' Hers (1994) como el desfachatado post-punk de «Babies» y provocó escalofríos masivos con «This is Hardcore» (del genial homónimo de 1998), del que también se rescató «A Little Soul» y, sobre el clímax, «Help The Aged» y «Party Hard».

Tras el enésimo bis, un Luna Park atestado y sofocado saluda a la banda que ha entregado todo en su primera visita como grupo a estas tierras. Las más de dos horas de este show equilibrado, de algún modo conceptual (el mismo Jarvis Cocker se encargó de recordarlo) sepultan cualquier prejuicio. Sólo queda esperar que haya Pulp para rato.


Setlist: Do You Remember the First Time? - Pink Glove - Razzmatazz - Something Changed - Disco 2000 - Sorted for E's & Wizz - F.E.E.L.I.N.G.C.A.L.L.E.D.L.O.V.E. - Acrylic Afternoons - Like a Friend - Babies - Underwear - This Is Hardcore - Sunrise - Bar Italia - Common People. 
Encore: Mile End - A Little Soul  - Help the Aged - Mis-Shapes. Encore 2: Live Bed Show - Party Hard.