viernes, 24 de mayo de 2013

Suede - Bloodsports (2013)



A veinte años de su estupendo debut y a once de su última entrega de estudio, la vuelta de Suede a los escenarios emprendida en 2010 es coronada con la aparición de este álbum, el sexto de su factura, cuya misión es redondear con decencia el operativo retorno de esta banda que, junto con Pulp, supo personificar la faceta más elegante y glamorosa del brit-pop.

Como tal vez era de esperarse, según la dinámica propia del “regreso triunfal”, puede que Bloodsports no esté a la misma altura de los grandes discos de los londinenses, pero sería necio omitir que los primeros tracks contienen elementos musicales propios del mejor Suede. “Barriers” abre el álbum con un sencillo riff de guitarra y galope a lo U2 que dan lugar a una rotunda exposición de rasgos familiares: la voz quebradiza y reverberante de un Brett Anderson reflexivo, despechado, los impecables garabatos del guitarrista Richard Oakes y los muy buenos colchones del tecladista Neil Codling.

Con ese marco, Suede (re)aparece apostando como siempre por la pared de sonido, con el énfasis puesto en medios tiempos de estribillos gancheros, al menos hasta “Hit Me”, el sexto tema, con seguridad un futuro single. Ahora bien, la insistente seguidilla de baladas que constituyen la segunda mitad del disco demuestra que en este trabajo hay una divisoria intencional, un guiño a los formatos analógicos, pero cuyo funcionamiento dependerá demasiado de las sucesivas escuchas. De cualquier modo, si bien la calidad parece decrecer, tanto la psicodélica “Sometimes I Feel I’ll Float Away” –donde las notas de Oakes parecen caer de una cascada– como “What Are You Not Telling Me?” –que muestra a Anderson sobregrabándose a sí mismo para lograr una atmósfera angelical– consiguen destacarse en la recta final de un LP cuya duración a la vieja usanza lo resguarda de un probable atracón.

Celebremos, no hay nada de qué temer” pide el vocalista en “Faultlines”, y con todo derecho, porque Suede ha eludido con sabiduría el paso en falso a que podría haber conducido su larga década de silencio. 


3 comentarios:

ultravivido dijo...

Estando 6 puntos estos pibes le pasan el lustre a muchos. Todavía no escuché el disco a fondo, pero los primeros temas convencen. Abrazo

Mastrángelo dijo...

Es que sí, como decíamos con un amigo, Suede salió con un efectivo 4-4-2 y ganó 1 a 0 con un gol de esos que liquidan el partido aun estando en el primer tiempo.

Gracias por pasar, ultra.

Mariano dijo...

Como anda señor? Agregueme al Facebutt que le tengo que preguntar algo por mensaje privado

(es Mariano Sterpetti)