miércoles, 13 de noviembre de 2013

Blur / Café Tacuba, Ciudad del Rock, 2/11/13


Coxon y Albarn, dúo dinámico


¡Nos olvidamos de Blur! Las últimas semanas fueron tan complicadas en la vida institucional de Pop is Dead, que la simple tarea de reseñar su show del sábado 2 de noviembre quedó durante varios días en un tercer, cuarto, quinto plano.

Suponemos, por ello, que es poco lo que podemos agregar a todo lo ya dicho; pueden, de hecho, consultar aquí por una buena crónica, o también –cosa rara– en Rolling Stone, donde se explaya el experimentado y medido Oscar Jalil.

De modo que lo poco que merece una breve reflexión parece ser el predio: el ex Parque de la Ciudad, terreno gigantesco sobre el que el gobierno militar (1976-1983) diseñara un extraño complejo de diversiones con una fijación típicamente autoritaria por la vigilancia; prueba de ello es la conexión del mismo con varias arterias de rápido acceso, la distancia considerable que mediaba entre los juegos y, sobre todo, más que todo, la inmensa torre-panóptico que, dicen, también controlaba el flujo humano de los monoblocks cercanos.

Hoy la montaña rusa, el pulpo, los postes del teleférico, no son más que hierros repintados, sacados del abandono a los apurones, resignificados casi al punto de la intervención artística, como lo atestigua el juego lumínico posado sobre ellos. El pasto fresco y corto, el colosal y flamante cuadrado de cemento destinado a escenario y público, denotan una tarea de limpieza obsesiva y ordenada. Frente al escenario, por detrás del mangrullo de sonido, las viejas estructuras de entretenimiento y sus leds rítmicos buscan coolizar una decadencia difícil de disimular, proceso cuya presunta continuación es un tema de debate (o de pelea) que no trataremos aquí.

Sea como fuere, la idea de un lugar grande y abierto exclusivo para grandes eventos es festejable, aunque de cara a próximos espectáculos debiera reverse el tema de los accesos, más que nada en torno a la salida del espectáculo. Solo unas pocas líneas de colectivo de baja frecuencia se aventuran a una zona peligrosa y apartada de la cuidad, donde el subte ya no es un recurso después de las 23. Habilitar el premetro en los días de shows, micros, una señalización y mapeo adecuado, pueden ser vías para familiarizar al público con la Ciudad del Rock y evitarle a mucha gente la caminata por una pasarela oscura en medio de la nada, con cara de pequeñoburgués asustado.

¡Ah! Café Tacuba dio un gran show también. Debe ser el cuarto o quinto show de los mexicanos que presencia Pop is Dead. El tiempo y su propia alegría y sabiduría les hacen un gran favor. Definitivamente, tienen el reconocimiento que se merecen.

Hasta la próxima.


No hay comentarios: