martes, 19 de marzo de 2013

AC/DC - Highway to Hell (1979)



Lo ha dicho bien un colega: los 70 fueron tiempos felices para la banda anglo-australiana AC/DC. El tema de cómo encajó en el agitado panorama esta agrupación de background más bien conservador será objeto de debate, pero posiblemente tanto el punk como el advenimiento de la segunda ola de heavy inglesa hayan sido de ayuda. Desde su formación en Sydney en 1973, el quinteto desarrolló una carrera ascendente avalada no solo por un personal estilo del que no puede soslayarse el carisma del rudo cantante escocés Bon Scott y del talentoso e hiperkinético guitarrista Angus Young, sino también por varios discos sin desperdicio como el delirante Dirty Deeds Done Dirt Cheap (1975) y el áspero Let There Be Rock (1977). En estos trabajos se exploraba una interesante variedad de matices de blues rock, hard rock y boogie que les valió buenas reseñas y cada vez más público a su favor. Así las cosas, tras el disco en vivo de rigor, el candente If You Want Blood… You’ve Got It (1978), solo faltaba el golpe de nocaut.

Ya convertidos en estrellas, en 1979 los muchachos procuran despachar un disco que combinara todo el potencial desplegado en obras anteriores con una mayor comercialidad que no implicase la venta del alma al diablo. Crucial sería la tarea de Robert John “Mutt” Lange para garantizar que la avasallante máquina rockera de la banda luciera lustrosa mas no insípida. Con Highway To Hell, AC/DC termina de esculpir en piedra las estructuras melódicas invariables que persistirán hasta el día de hoy, y lo mismo ocurrirá con las líricas, puras vivencias de forajido con tintes picarescos. Empero, en este contexto de ascenso a las grandes ligas todo parecía oler a consolidación y no a repetición de fórmula, cosa en la que lamentablemente terminará cayendo el grupo tras el rutilante sucesor Back In Black (1980), ya con la presencia del caprino Brian Johnson. Como corolario, los temazos infalibles se apilan uno tras otro en el transcurso del álbum e inclusive varios de ellos (la apertura homónima, "Girls Got Rhythm", "Touch Too Much", "Shot Down in Flames") tendrán una sobrevida en la nueva etapa acaecida tras el fallecimiento de Scott producto de una noche de excesos.

Como buen clásico, Highway to Hell sobrepasa con saña la prueba del tiempo y, enigmáticamente, tal vez ilustre lo que podría haber sido el grupo en años venideros: más fresco, despojado, tal vez variado. Pero esas son especulaciones inútiles; desde los 80 y hasta la actualidad el grupo viene sosteniendo su leyenda con construcciones escénicas monstruosas, shows extensos y mucho sudor para compensar una seguidilla de discos que, salvo un par de honrosas excepciones (The Razor's Edge, Rock Or Bust), en los mejores casos resultan apenas anecdóticos.


Sello: Atlantic.

Links:
AC/DC – Powerage (1976).
Kiss – Rock and Roll Over (1976).
Van Halen – Diver Down (1982).