martes, 30 de diciembre de 2014

Everything Everything - Arc (2013)


(Reseña publicada en UltraBrit Nº 3, marzo/abril de 2013).


Everything Everything es un conjunto nacido en Manchester en 2007 que rápidamente se vio envuelto en el panorama de las promesas del mundo independiente de la mano de Man Alive (2010), su disco debut. En él se hacía gala de un buen uso de la tecnología a la hora de crear ambientes electrónicos en combinación con una sólida base de rock capaz de operar finas texturas melódicas. A esto se añade la presencia del verborrágico cantante Jonathan Higgs, poseedor de un registro que le permite un falsetto cuyo abuso termina por imprimirle un sello característico al grupo.

Arc, su segundo trabajo, no presenta grandes variaciones en cuanto a estas ideas germinales. La banda (que se completa con Jeremy Pritchard en bajo y teclados, Alex Robertshaw en guitarras y teclasdos, y Michael Spearman en batería) aparece concentrada en aceitar su maquinaria indietronica y, como resultado, ofrece trece canciones plagadas de delicadas capas y florituras de teclados y programaciones, guitarras discretas pero criteriosas y una rítmica bastante compleja con ecos del Radiohead post-Kid A.

El vocalista, aunque versátil, vomita algunas frases con un atropello de rap y sus agudos, por momentos (como en el single “Cough Cough” y “Kemosabe”), redireccionan la brújula peligrosamente hacia el lado de la cursilería. Cuando eso no ocurre, como en el plácido “Choice Mountain” o “The Peaks”, parece poseído por Jónsi de Sigur Rós y eleva el nivel de los logrados paisajes musicales. Asimismo, en canciones como “Armourland” o “The House is Dust”, la calculada frialdad del cuarteto recuerda al Steve McQueen de Prefab Sprout, disco que los muchachos deben haber estudiado de punta a punta. Las letras, por otro lado, parecen discutir con estos tiempos apocalípticos, creando una atmósfera coherente con el despliegue tecnológico.

En resumen, el buen gusto musical de Everything Everything queda fuera de discusión, y su carrera es una puerta abierta. Este álbum de algún modo materializa esa posibilidad, pero, mientras tanto, habrá que ir viendo cómo sortear el distractivo esfuerzo por soportar a Jonathan Higgs.


Links:
Hot Chip - In Our Heads (2012)
!!! - Thr!!!er (2013)
Phoenix - Bankrupt! (2013)